Familias saludables de Virginia

 

No hay una causa más importante para mí que ayudar a nuestros ciudadanos a tener vidas saludables, para que así todos los ciudadanos de Virginia puedan tener la libertad de buscar su propia versión del sueño americano. La enfermedad no discrimina: todos nosotros enfrentamos enfermedades en algún punto u otro, y todos nosotros estamos conectados en la búsqueda de una sociedad saludable.

Es algo que vivo todos los días en mi empleo como un enfermero de urgencias. Yo veo las descomposiciones en la sociedad, con un asiento en primera fila para los éxitos y fracasos de cómo nuestro sistema está diseñado. Yo conozco a muchas familias en la Mancomunidad que están luchando contra problemas de salud mental, adicción, enfermedades pre-existentes y los efectos dominó que estos problemas causan en sus vidas, desde finanzas hasta educación y muchos otros ámbitos.

Hay una razón por la que decidí considerar ser candidato a Vicegobernador en primer lugar, es porque de ninguna forma iba a quedarme de brazos cruzados viendo a otra familia de Virginia prepararse para el fracaso; que aparecieran en mi sala de emergencias en crisis porque todos los pasos de la red de seguridad que los resguarda les habían fallado.

Escucha, todo se resume en esto: un mejor cuidado de la salud les ahorra dinero a los ciudadanos de Virginia y nos hace económicamente más competitivos como una Mancomunidad. Y nosotros seríamos tontos de no hacer todo lo que podamos para hacer que el mejor sistema del cuidado de la salud esté disponible para todos los ciudadanos de Virginia, sin importar su código postal.

 

Incentivos para proveedores críticamente necesarios

Muchas personas saben que tenemos una escasez de proveedores aquí en Virginia, pero cuando le echas un vistazo a los números, el impacto es asombroso. Justo ahora, Virginia tiene solo un psiquiatra por cada 5300 personas. Solo un dentista por cada 2700 ciudadanos de Virginia, y la edad promedio de esos dentista es de más de cincuenta años de edad. Y si crees que esos números son graves, nosotros probablemente no deberíamos echarle un vistazo a los números de todo lo demás, desde proveedores de cuidado primario y médicos de emergencia voluntarios hasta bomberos.

Por suerte, no hay una escasez de formas con las que podemos solucionar esto, y hacer las cosas mejores para todos los ciudadanos de Virginia. Cosas como:

  • Exonerarle los impuestos sobre la renta estatal a los profesionales médicos críticamente necesarios (como dentistas, psiquiatras, enfermeros, enfermeros especializados, asistentes médicos, etc.) que acepten vivir y trabajar en “desiertos médicos”

  • Créditos fiscales para los empleadores que contraten/retengan personal voluntario para servicios de emergencia, incluyendo créditos fiscales para dar tiempo libre remunerado; con beneficios especiales para aquellos (especialmente a pequeñas empresas) que lo hagan en “desiertos médicos” (zonas rurales/desfavorecidas)

  • Darle un crédito a los condados de Virginia fiscalmente apretados que envíen a proveedores de servicios de emergencia y del cuidado de la salud a las escuelas de Virginia para proveer entrenamiento gratuito si ellos aceptan trabajar/ofrecerse como voluntarios por cierta cantidad de tiempo

  • Reducir el tiempo requerido para que enfermeros especializados autónomos ejerzan, de uno de los más onerosos en el país (actualmente 10.000 horas) a estándares en línea con aquellos en el Ejército de los Estados Unidos y el Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos.

Estas son todas las soluciones obvias que tienen el apoyo de bipartidistas. Y hay cientos de miles de ciudadanos de Virginia esperando desesperadamente para que nosotros las apliquemos.

Veteranos al rescate - ¡Literalmente!

Si eres un Médico del Ejército de los Estados Unidos, un Miembro del Cuerpo Naval de los Estados Unidos o has tenido otro cargo equivalente en el Ejército de los Estados Unidos, nosotros necesitamos hacer que sea más fácil, no más difícil, que encuentres un empleo ayudando a las personas en la Mancomunidad de Virginia. Nosotros necesitamos aliarnos con la Junta de las Profesiones de la Salud e instituciones de aprendizaje en la Mancomunidad para formar programas específicamente diseñados para que los veteranos que regresen a los Estados unidos transformen su entrenamiento extenso en un título para volverse profesionales médicos.

¿Y si ellos van a una parte médicamente marginada de la Mancomunidad a ejercer? Entonces la Mancomunidad debe defender a los hombres y mujeres que se han alzado por nosotros, y debemos pagar el costo.

Requerir que los proveedores del cuidado de la salud conozcan y sigan tu plan de la salud

Nosotros necesitamos respetar el deseo de lo que las personas quieran hacer con sus vidas y sus cuerpos en todas las oportunidades que tengamos. Punto. Fin de la historia.

Esto debería ser muy fácil, al menos eso pensarías, pero las leyes y los registros médicos no transferibles que tenemos actualmente son tan preocupantes para las personas que algunos irán tan lejos como tatuarse literalmente "No resucitar" en su pecho. Pero inclusive eso no es un documento legal que los proveedores médicos pueden seguir, y nadie debería tener que modificar su propio cuerpo solo para asegurarse de que sus deseos de la salud sean respetados.

En este sentido, debería ser necesario por la ley estatal que, comenzando a los 18 años, los proveedores del cuidado de la salud, como tu médico principal, médico de admisión para un hospital, etc., estén obligados a preguntarte una vez por año cuáles son tus deseos en caso de que te vuelvas médicamente incapacitado, para que así esté en tu registros médicos y sea fácilmente accesible. ¡Porque mereces tener el poder sobre ti mismo!

Paramedicina comunitaria

Justo ahora, si llamas al 911 y una ambulancia es enviada a tu ubicación, la única forma con la que la ambulancia sea reembolsada por su visita es si ellos te llevan al departamento de emergencias.

Pero quizás tú no necesitas ir al departamento de emergencias. Quizás tú solo necesitas ir a tu proveedor del cuidado de la salud primario. O quizás resulta que solo necesitas tus medicamentos y que verifiquen tus signos vitales. O un tratamiento de respiración. No ocurre ningún reembolso a menos que seas llevado a la sala de emergencias. Así que los equipos de servicio médico de emergencia deben asumir el costo de su visita (lo cual quiere decir que todos lo asumimos como contribuyentes), o ellos harán la única cosa que pueden hacer sin ninguna otra alternativa, transportar a su paciente a la sala de emergencia. Muchos de estos pacientes también tienen Medicaid o Medicare, lo cual significa que todos también estamos pagando por su visita a la sala de emergencias.

A mí me encanta mi trabajo como un enfermero de urgencias, pero nosotros estamos en el lugar menos eficiente para proveer cuidado.

Nosotros necesitamos permitir que paramédicos, hospitales y los gobiernos estatales y locales trabajen juntos y realicen un esfuerzo coordinado para proveer paramedicina comunitaria, y proveerle salud a nuestras comunidades de la forma más eficiente y rentable posible, ¡mientras se mejora el cuidado en general! La paramedicina comunitaria es la respuesta, y nosotros necesitamos financiar e implementar estos programas en todo el estado tan pronto como sea posible.

¡Todos deben participar!

Tú eres joven. Invencible. Intocable. ¿Quién necesita seguro para la salud? Es un desperdicio de dinero. Tú vas a vivir para siempre. Y entonces alguien enfocado en su teléfono celular te cierra el paso conduciendo y terminas en un terrible accidente de tránsito. Gracias a las increíbles personas en la Universidad de Virginia, Carilion Roanoke, Inova Fairfax, Sentara Norfolk o la VCU, después de una estadía en la UCI y un periodo de rehabilitación, quedas tan bueno como nuevo.

Pero a menos que tengas una cifra de siete dígitos esperándote en tu cuenta bancaria, no hay ninguna forma con la que podrás pagar la factura que te va a llegar, inclusive bajo una bancarrota médica que te seguirá durante toda tu vida. ¿Entonces, quién lo pagará?

La respuesta es simple: todos nosotros. Cualquiera que pague impuestos en Virginia, o acceda a cualquier parte del sistema del cuidado de la salud en la Mancomunidad ayuda a pagar esas facturas.

Si el gobierno federal y el gobierno actual no tienen el deseo de defender y hacer cumplir los principios de la responsabilidad personal, entonces necesitamos hacerlo aquí en Virginia, y promulgar una ley que obligue a todos los individuos en la Mancomunidad de Virginia a tener seguro de la salud. Todos deberían participar, y cuando lo hagan, ayudarán a reducir las primas del seguro de todos.

Si estás bajo la línea de la pobreza, eres desempleado o sufres de alguna discapacidad, si tienes una exención religiosa o si simplemente eres un trabajador de Virginia que va a pagar una cantidad enorme para disfrutar de seguro de la salud (Virginia Central literalmente tiene las tasas de cobertura más costosas en todo el país), entonces la Mancomunidad te defenderá. Nosotros haremos lo que sea necesario para ayudar a valerte por ti mismo, así sea a través de incentivos fiscales para ti o tu empleador o encontrándote cobertura a través de programas existentes de los cuales no sabías que calificabas.

Pero la mejor forma de hacernos valer por nosotros mismos es apoyarnos entre nosotros.